Tambores de lavadora

Son tambores de lavadora, aparentemente tirados en una calle cualquiera de una población cualquiera.

Son tambores de lavadora, sí, pero cuando uno los analiza con detalle descubre nuevos matices.

Son tambores de lavadora pero están rellenos de tierra y, de forma tímida, surgen de ellos un conjunto de brotes verdes.

Son tambores de lavadora y son unos brotes verdes, pero no hablamos ni de recuperación de la economía ni de blanqueo de dinero.

Son tambores de lavadora rellenos de tierra y no tirados en una calle cualquiera de una población cualquiera, sino colocados por alguien a una cierta distancia de una estrecha acera que apenas permite el paso de una persona.

Son tambores de lavadora pero son algo más: son bolardos de protección, son pequeñas jardineras, son, en definitiva, modestos elementos de mobiliario urbano.

Son tambores de lavadora a modo de modesto mobiliario urbano que, al igual que bancos, papeleras, farolas, paneles… han sufrido el zarpazo de un vandalismo inmisericorde.

Esta entrada fue publicada en Reciclaje popular y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.